Conmutador: (81) 8329 4050
Sala Museo 1 Oct 2018

Las colecciones del museo: Obstetricia

Conoce un poco sobre la creación de los fórceps y su evolución con el tiempo.

En Europa la asistencia al parto estaba a cargo de las parteras o comadronas, pero a finales del siglo XVI la participación de profesionales masculinos llegó a ser moda entre las clases altas.

Al existir alguna complicación en el parto, y tomando en cuenta lo complicado de practicar una cesárea debido a la inexistencia de técnicas en asepsia y anestesia, se buscaban instrumentos que facilitaran el proceso. En este contexto, destaca la figura de Peter Chamberlen, quien a finales del siglo XVI diseñó el primer fórceps de uso obstétrico.

En 1713, Jean Palfyn creó un instrumento compuesto de dos láminas planas de poca superficie, con concavidad interna para adaptarse a la cabeza del producto, prolongadas por dos mangos paralelos, sin cruzamiento; fue conocido como “las manos de hierro” de Palfyn. Con el mismo principio, en 1732, Dusee introdujo un sistema articular con un tornillo de presión que permitía aproximar o distanciar las cucharas, aumentó la curvatura cefálica e hizo los mangos en forma de gancho, para asegurar la tracción. Posteriormente, la fabricación de los fórceps ha tenido diversos agregados y modificaciones.

Fórceps Elliot

Fórceps Tarnier

En México, a mediados del siglo XX, Héctor Salinas, egresado de la Facultad de Medicina de la UANL, realizó investigaciones que le permitieron mejorar el diseño de los fórceps de su tiempo, y que actualmente –con patente registrada– se utilizan en muchas partes del país y del extranjero.

Fórceps Salas

Fórceps Salinas